jueves, 25 de enero de 2018

Bailar con las heridas

La vida me ha enseñado a bailar entre las heridas. Y a jugar con ellas.
Con mis cicatrices bailo pop rock.
Con mis recuerdos bailo un vals.
Con mis pensamientos bailo heavy metal.
Y con la melancolía juego al escondite.

Y poco a poco, con cada baile, he descubierto que para despedirme y decir adiós al pasado prefiero un poco de Héroes del Silencio antes que un tema de Dani Martín.

Aprendí a jugar, a vivir sin mirar el reloj.
Aprendí a contar mentiras (1, 2, 3, 14).
Aprendí que las heridas se van curando a medida que vas perdonando. 
Aprendí que cuando miras más veces a lo largo del día hacia delante y menos para atrás es señal de que la herida está empezando a cicatrizar.
Aprendí que sola no llegaría a ningún sitio pero que de la mano de la gente que quiero ninguna cima es imposible.

Aprendí a bailar con mis heridas.

@_nataliazapa 


miércoles, 27 de diciembre de 2017

No me gusta

No me gusta el cielo sin estrellas.
No me gustan los guettos ni las cuevas.
No me gusta la gente que para sumar resta.

No me gustan las personas que sin conocerme/te hablan de mi/ti a otros.
No me gustan los que juzgan, los hipócritas, los veletas.

No me gusta la gente que se cree poseedora de la única verdad.
No me gustan los juicios ni los dogmas.
No me gustan los que callan y me observan.

No me gustan los lunes. No me gustan las pruebas.

No me gustan los que leyendo el índice de un libro se creen que saben del tema.
No me gustan las personas incapaces de mirarme a los ojos.

No me gustan los grises. No me gustan las guerras.

@_nataliazapa 

jueves, 21 de diciembre de 2017

Mis amigos los niños

Puede que no sea políticamente correcto, pero he de confesarlo… tengo unos amigos (muchos de los cuales) no llegan al metro y algo de altura.

Con ellos el tiempo se pasa volando.
Me enseñan cosas nuevas día a día y ya no me imagino mi vida sin ellos.

Son mis amigos, los niños.


Puede que una mente recta y adulta no llegue a entenderlo, pero he de confesarlo… tengo amigos que todavía están en infantil o primaria e incluso llevan pañal y hasta comen mal o se despiertan por las noches.

Ellos son sinceros, honestos y auténticos.
Y me han enseñado a quererme tal y como soy.

Con ellos se me escapa la risa, no tengo miedo.
Se van las prisas.

Con ellos soy feliz.

Son mis amigos, los niños.


Son Mario, Javier e Inés. Son Ángela y Paula. Son Noa y Eva. Son Marcos, Andrés y Ana. Es Sofía. Es Daniel (será Carla). Son María y Sara… Son… mis amigos, los niños.

@_nataliazapa 

miércoles, 1 de noviembre de 2017

Y entonces vio la luz (J. L. Martín Descalzo)

Y entonces vio la luz. La luz que entraba
por todas las ventanas de su vida.
Vio que el dolor precipitó la huida
y entendió que la muerte ya no estaba.

Morir sólo es morir. Morir se acaba.
Morir es una hoguera fugitiva.
Es cruzar una puerta a la deriva
y encontrar lo que tanto se buscaba.

Acabar de llorar y hacer preguntas;
ver al Amor sin enigmas ni espejos;
descansar de vivir en la ternura;

tener la paz, la luz, la casa juntas
y hallar, dejando los dolores lejos,
la Noche-luz tras tanta noche oscura.

(José Luis Martín Descalzo)



jueves, 22 de junio de 2017

De mayor quiero ser niña

De mayor quiero ser niña.

Y dedicar más tiempo a reír y poco o nada a discutir.
Quiero mirarlo todo con ojos nuevos y poder empezar cada día de cero. 
Y coger un folio en blanco por la mañana y llenarlo de personas, momentos y lugares... para después borrarlo cada noche y sacar otro nuevo al día siguiente.

Y saltar y gritar sin rubores ni vergüenzas.
Sentir cada sentimiento a fondo sin juicios ni prejuicios.

De mayor quiero ser niña. Y ser frágil y no tener miedo a sentirme vulnerable. Ser transparente. Ser yo.

De mayor quiero ser niña.

Y jugar y abrazar y llorar y reír y volar.
Hacer de mi paraguas el vagón de un tren que me lleve a muchos lugares. Y viajar y conocer países lejanos y pueblos cercanos.
Hacer del sofá un barco pirata y jugar a salvar el mundo de Garfios, piratas corruptos y explotadores. 
Saber que el portal es casa si alguien dice "the floor is lava". Y que un abrazo a tiempo también te salva.

De mayor quiero ser niña. 
Y hacer que los enfados duren 5 minutos. Que nadie pierda a nadie por el camino, que de eso ya se encarga la muerte y la vida se te va en un suspiro.

De mayor quiero ser niña y pasar de reír a llorar en 5 segundos.
Y volver a reír y llorar y reír. Y volver... Pues eso.
Que de mayor quiero ser niña.

@_nataliazapa 


miércoles, 31 de mayo de 2017

Ojalá

Ojalá más abrazos y menos miradas que congelan el alma.
Ojalá más lluvia y menos lágrimas.
Ojalá más noches de estrellas y menos días de encrucijadas.
Ojalá más caminar por las alturas y menos tropezar con la misma piedra.
Ojalá más sonrisas sinceras y menos puñaladas por la espalda.
Ojalá más amigos y menos relaciones esporádicas.
Ojalá más besos mojados y menos besos de Judas.
Ojalá más sueños y menos guerras absurdas.

@_nataliazapa



lunes, 22 de mayo de 2017

Yo estoy aprendiendo

Yo estoy aprendiendo…

Aprendiendo a aceptar a las personas, aún cuando ellos me defraudan, cuando ellos escapan del ideal que yo tengo para ellos. Cuando ellos me hieren con palabras ásperas o con acciones irreflexivas. Es difícil aceptar a las personas así como ellos son, y no como yo quiero que sean. Es difícil, muy difícil, pero estoy aprendiendo…

Yo estoy aprendiendo a amar. Yo estoy aprendiendo a escuchar, para escuchar con los ojos y los oídos, para escuchar con el alma y con todos los sentidos. Para escuchar qué dice el corazón, lo que dicen los hombros caídos, los ojos, las manos inquietas. Para escuchar el mensaje que esconden las palabras, para descubrir la angustia enmascarada, la inseguridad disfrazada y la soledad encubierta. Para penetrar la sonrisa falsa, la felicidad simulada, la adulación exagerada. Para descubrir el dolor de cada corazón. Poco a poco, yo estoy aprendiendo a amar…

Yo estoy aprendiendo a perdonar, porque el amor perdona, limpia las heridas y borra las cicatrices que la incomprensión y la insensibilidad grabaron en el corazón herido. El amor alivia la herida que dejaron los pensamientos dolorosos. No cultiva las ofensas con las piedades y la autocompasión. El amor perdona, da olvido, extingue todo el dolor en el corazón. Yo, paso a paso, estoy aprendiendo a perdonar, a amar…

Yo estoy aprendiendo a descubrir el valor. Yo estoy aprendiendo a descubrir el valor dentro de cada vida, de todas las vidas, el afecto y la aceptación, las experiencias duras vividas a lo largo de los años.

Aprendiendo a poner de lado mis propios dolores, mis intereses, mi ambición, mi orgullo, cuando éstos impiden el bienestar y la felicidad de otra personas.

Yo estoy aprendiendo a ver en las personas su alma y sus infinitas posibilidades. Yo estoy aprendiendo, pero es lento el aprendizaje.
Qué difícil es aprender a amar. Aunque, tropezando, vagando, yo estoy aprendiendo…

LA BRÚJULA DEL CUIDADOR http://brujulacuidador.com