miércoles, 1 de noviembre de 2017

Y entonces vio la luz (J. L. Martín Descalzo)

Y entonces vio la luz. La luz que entraba
por todas las ventanas de su vida.
Vio que el dolor precipitó la huida
y entendió que la muerte ya no estaba.

Morir sólo es morir. Morir se acaba.
Morir es una hoguera fugitiva.
Es cruzar una puerta a la deriva
y encontrar lo que tanto se buscaba.

Acabar de llorar y hacer preguntas;
ver al Amor sin enigmas ni espejos;
descansar de vivir en la ternura;

tener la paz, la luz, la casa juntas
y hallar, dejando los dolores lejos,
la Noche-luz tras tanta noche oscura.

(José Luis Martín Descalzo)



jueves, 22 de junio de 2017

De mayor quiero ser niña

De mayor quiero ser niña.

Y dedicar más tiempo a reír y poco o nada a discutir.
Quiero mirarlo todo con ojos nuevos y poder empezar cada día de cero. 
Y coger un folio en blanco por la mañana y llenarlo de personas, momentos y lugares... para después borrarlo cada noche y sacar otro nuevo al día siguiente.

Y saltar y gritar sin rubores ni vergüenzas.
Sentir cada sentimiento a fondo sin juicios ni prejuicios.

De mayor quiero ser niña. Y ser frágil y no tener miedo a sentirme vulnerable. Ser transparente. Ser yo.

De mayor quiero ser niña.

Y jugar y abrazar y llorar y reír y volar.
Hacer de mi paraguas el vagón de un tren que me lleve a muchos lugares. Y viajar y conocer países lejanos y pueblos cercanos.
Hacer del sofá un barco pirata y jugar a salvar el mundo de Garfios, piratas corruptos y explotadores. 
Saber que el portal es casa si alguien dice "the floor is lava". Y que un abrazo a tiempo también te salva.

De mayor quiero ser niña. 
Y hacer que los enfados duren 5 minutos. Que nadie pierda a nadie por el camino, que de eso ya se encarga la muerte y la vida se te va en un suspiro.

De mayor quiero ser niña y pasar de reír a llorar en 5 segundos.
Y volver a reír y llorar y reír. Y volver... Pues eso.
Que de mayor quiero ser niña.

@_nataliazapa 


miércoles, 31 de mayo de 2017

Ojalá

Ojalá más abrazos y menos miradas que congelan el alma.
Ojalá más lluvia y menos lágrimas.
Ojalá más noches de estrellas y menos días de encrucijadas.
Ojalá más caminar por las alturas y menos tropezar con la misma piedra.
Ojalá más sonrisas sinceras y menos puñaladas por la espalda.
Ojalá más amigos y menos relaciones esporádicas.
Ojalá más besos mojados y menos besos de Judas.
Ojalá más sueños y menos guerras absurdas.

@_nataliazapa



lunes, 22 de mayo de 2017

Yo estoy aprendiendo

Yo estoy aprendiendo…

Aprendiendo a aceptar a las personas, aún cuando ellos me defraudan, cuando ellos escapan del ideal que yo tengo para ellos. Cuando ellos me hieren con palabras ásperas o con acciones irreflexivas. Es difícil aceptar a las personas así como ellos son, y no como yo quiero que sean. Es difícil, muy difícil, pero estoy aprendiendo…

Yo estoy aprendiendo a amar. Yo estoy aprendiendo a escuchar, para escuchar con los ojos y los oídos, para escuchar con el alma y con todos los sentidos. Para escuchar qué dice el corazón, lo que dicen los hombros caídos, los ojos, las manos inquietas. Para escuchar el mensaje que esconden las palabras, para descubrir la angustia enmascarada, la inseguridad disfrazada y la soledad encubierta. Para penetrar la sonrisa falsa, la felicidad simulada, la adulación exagerada. Para descubrir el dolor de cada corazón. Poco a poco, yo estoy aprendiendo a amar…

Yo estoy aprendiendo a perdonar, porque el amor perdona, limpia las heridas y borra las cicatrices que la incomprensión y la insensibilidad grabaron en el corazón herido. El amor alivia la herida que dejaron los pensamientos dolorosos. No cultiva las ofensas con las piedades y la autocompasión. El amor perdona, da olvido, extingue todo el dolor en el corazón. Yo, paso a paso, estoy aprendiendo a perdonar, a amar…

Yo estoy aprendiendo a descubrir el valor. Yo estoy aprendiendo a descubrir el valor dentro de cada vida, de todas las vidas, el afecto y la aceptación, las experiencias duras vividas a lo largo de los años.

Aprendiendo a poner de lado mis propios dolores, mis intereses, mi ambición, mi orgullo, cuando éstos impiden el bienestar y la felicidad de otra personas.

Yo estoy aprendiendo a ver en las personas su alma y sus infinitas posibilidades. Yo estoy aprendiendo, pero es lento el aprendizaje.
Qué difícil es aprender a amar. Aunque, tropezando, vagando, yo estoy aprendiendo…

LA BRÚJULA DEL CUIDADOR http://brujulacuidador.com



jueves, 11 de mayo de 2017

No sabe

Quien no ha llorado nunca,
no sabe de lágrimas.

Quien no ha perdido un beso,
no sabe de amor.

Quien no ha sufrido nunca,
no sabe de heridas.

Quien no ha estado solo,
no sabe del yo.

@_nataliazapa



lunes, 24 de abril de 2017

Alabanza de las piedras (Miguel Ángel Vázquez)

Resuena el eco en el agua,
en las plantas,
en las cumbres de las montañas,
un susurro que se derrama
por troncos de árboles,
gotea hasta las raíces,
rompe surcos de luz y barro
en la tierra mojada.
Es la Vida que redactó las profecías
con caligrafía de viento.
Es el tiempo mismo de la profecía.
Es el amor.

Recorre la Tierra un rumor
de fuego,
una liturgia de valle nevado,
el estruendo mudo del mar
dejando su huella en la hierba.
Ya llega.
Es la hora.
Es esta hora.

Un pájaro levanta el vuelo
entre las hojas secas del otoño,
se eleva,
deja atrás el frío, el hielo.
Deja atrás la rama.

El estruendo, el susurro,
el rumor, el eco,
llega en ondas a través del suelo,
hace temblar las piedras.
Las piedras chocan.
Las piedras pueden cantar.
Las piedras bailan y se mueven,
lo mueven todo.
Son cientos, miles, son una muchedumbre
de piedras
chocando y rebotando
alrededor del mundo.
Ya nada se puede parar.
Es la hora.
Es esta hora.

Está en el aire, está en las
distancias y los alientos,
es el cosmos de nuestra parte,
es el Sol, es la Luna.
Una fuerza liberadora
que nos convoca.
Es la liberación.
Es la liberación.

Las paredes gritan buenas noticias,
destilan fraternidad
como un canto revolucionario
entonado al unísono por los
engendrados
de un útero en forma de cruz.

Son los empobrecidos, que se levantan,
son los olvidados, que recuperan su voz,
los que nunca nadie nada
dispuestos a protagonizar
la Historia.
Amanece.
No hay vuelta atrás.
Es el cambio que viene
y no hay mayor denuncia
que comunicar la esperanza.

Es la hora.
Es esta hora.

Una constelación de descalzos
marca el sendero:
son los hijos del hambre
que creyeron en la promesa.
Ha llegado el tiempo de la liberación.
El tiempo de todas las profecías.
Jamás la luz se vistió de negro.
Jamás hubo camino sin indignación.
No hay mayor enemigo del amor
que el miedo.
No existe mayor subversión
que el amor.

@MAVazquez22



martes, 18 de abril de 2017

Desde que te fuiste

Desde que te fuiste,
no hay vida en la tierra;
se secan las hojas,
se apaga la hoguera.

Desde que te fuiste,
no crecen las flores;
el sol no amanece,
no arrancan los coches.

Desde que te fuiste,
no brilla la luna;
las estrellas se esconden,
no canta la tuna.

Desde que te fuiste,
no sopla el viento;
el vino está rancio,
no llora el lamento.

Desde que te fuiste,
no viajan los trenes;
las farolas se apagan,
no pasan los meses.

@_nataliazapa